Yo estoy

Unos viajeros vieron al anciano parado observando las montañas.

Fueron con el anciano y le preguntaron que miraba, este contesto:

– Nada

Sorprendidos le preguntaron que hacía allí. El anciano contesto:

– Nada

Le preguntaron por que estaba allí mirando las montañas. El anciano respondio:

– Porque las montañas estan allí y yo estoy aquí.

Vacio

El guerrero y la taza de Te

Según una vieja leyenda, un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se presenta a éste, contándole de todos los títulos y aprendizajes que ha obtenido en años de sacrificados y largos estudios.

Después de tan sesuda presentación, le explica que ha venido a verlo para que le enseñe los secretos del conocimiento Zen.

Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.

Aparentemente distraído, sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continúa vertiendo té aún después de que la taza está llena.

Consternado, el guerrero le advierte al maestro que la taza ya está llena, y que el té se escurre por la mesa.

El maestro le responde con tranquilidad “Exactamente señor. Usted ya viene con la taza llena, ¿cómo podría usted aprender algo?

Ante la expresión incrédula del guerrero el maestro enfatizó: “A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada”

El maestro y el escorpión

Un maestro de Oriente, vio que un escorpión se estaba ahogando y decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el escorpión lo picó. Por la reacción de dolor, al maestro se le cayó el animal al agua otra vez y ya estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez y otra vez el animal lo picó. Alguien que estaba viendo al maestro se le acercó y le dijo: “Perdone, pero usted es terco! No entiende que cada vez que trata de sacar al escorpión del agua lo va a picar? El Maestro le respondió: “La naturaleza del escorpión es picar, la mía es ayudar y su naturaleza no va a cambiar la mía” Así que con la ayuda de una hoja, el maestro lo tomó del agua y le salvó la vida al escorpión, y continuó: “No cambies Tu naturaleza. Si alguien te hace algo malo: solo aprende. Cuando la vida te de razones para llorar, descubre que tienes más razones para sonreír. Preocúpate más por tu Conciencia que por tu reputación. Porque tu Conciencia es lo que eres y tu reputación es lo que otros piensan de ti. Y lo que otros piensan de ti… es problema de ellos.

Algo de Taoismo…Antes de empezar “Generalidades”

LAO TZE

Próximamete hablaremos sobre Taoismo, filosofia maravillosa en la cual encontramos entre sus grandes referentes a Lao Tze y el extraño Chuang Tze. laotz

A continuación realizaremos una breve introducción para empezar a conocer y a transitar el descubrimiento constante de esta filosofia.

 

 

Ante todo es importante entender que lo que se relata a continuación se relata es una breve introducción al la filosofía taoísta la misma para ser entendida es necesario de varios años de estudio y de un acompañamiento de una buena guía ya que la relatividad de los conceptos expuestos permiten interpretaciones que pueden ser equivocas.

 

 

Durante la Primera Dinastía China, se dice que Shun paso las enseñanzas de la Tradición y el Camino a Yu. Yu a Tang. Tang a Wen, Wu y el Duque de Zhou y estos las pasaron a Confucio o Kung-Zi. Confucio nació en el poblado de Chang Ping, en el estado de Lu, en 551Ac. Fue contemporáneo de Lao Tsé o Lao Zi.


          El nombre de familia de Lao Tsé era Li, y le dieron el nombre de Erh. Nació en el distrito de Ku en el estado de Chu, a finales de la dinastía Zhou, en el año 571
AC. La tradición nos indica que estuvo meditando en el vientre de su madre virgen durante 80 años hasta que nació..
A Lao Tsé le atribuyen erróneamente muchos occidentales la fundación del taoísmo.
Lao Tsé era un taoísta miembro de la escuela tao té chia. El taoísmo lo fundó como ya vimos Fu Xi 2,000 años antes del nacimiento de Lao Tsé. (en realidad es  muy dificil decir y asumir quien es el fundador del Taoísmo)


          Lao Tsé llego a ser archivero de los archivos imperiales de la dinastía Zhou, y precisamente allí conoció a Confucio cuando éste fue a consultar los archivos, bajo la
recomendación de Nan Gon Jing Shu, para estudiar los ritos.
         

Dice la tradición que Lao Tsé salió a recibir a Confucio montado en un buey. Al encontrarse, Confucio le entregó a Lao Tsé un bellísimo ganso como presente. Confucio se quedó en Luo Yang varios días y discutió de muchos temas con Lao Tsé.
El historiador SSuma Ch’ien, que vivió entre el 145AC y el 79AC narra así la despedida, que sucedió en el 517AC en la Biblioteca Real de Luo Yang, la Capital del Imperio Zhou. -Al despedirse, Confucio agradeció a Lao Tsé sus enseñanzas y su guía en el estudio de los maestros de los ritos cuyas obras se conservaban en la biblioteca, y este le contesto:

“Los hombres que mencionas están muertos y sus huesos se han convertido en polvo, solo nos quedan sus palabras. Por otra parte, cuando el hombre superior ve su oportunidad se eleva, pero cuando el tiempo corre en su contra, es arrastrado por el peso de las circunstancias. He oído decir que un hombre de negocios, aunque poseía tesoros que guardaba celosamente, parecía pobre, y que el hombre superior, aunque su virtud sea completa, exteriormente parece estúpido.
Deja de lado tu orgullo y tus deseos, tus costumbres y tu voluntad impetuosa. No te convienen. Esto es cuanto tengo que decirte.”

          Confucio, al salir de su entrevista con Lao Tsé comentó :”Se como vuelan los pájaros, nadan los peces y corren los animales. Pero el que corre puede ser cazado, el que nada ser pescado y el que vuela asaetado. También existe el Dragón. No sé explicar como cabalga en el viento, ni a través de las nubes, ni como se eleva en el cielo. Hoy conocí a Lao Tsé, El se parece al Dragón”.


          Lao Tsé vivía dedicado al cultivo del Tao y de sus atributos y procuraba permanecer oculto y en el anonimato. De sus enseñanzas, basadas en la observación de la naturaleza, nos ha quedado uno de los libros más importantes de la historia de la humanidad, el Tao Té King.

El Tao Té King, o Libro del Camino y Su Poder, contiene 81máximas o sentencias.
Pero Lao Tsé no escribió el libro por iniciativa propia. No buscó la transmisión escrita de su doctrina, a pesar de que su posición social como archivero del emperador se lo       hubiera permitido con facilidad. El libro fue escrito cuando Lao Tsé, cansado de la idiotez inherente a la sociedad humana, busco un retiro fuera de China. En su camino hacia la pureza de las altas cordilleras, donde nacen los tres grandes rios del Este de Asia, el Hwang Ho, el Yang Tzé y el Mekong, en su camino hacia el mítico techo del mundo, pasó ante Lin Yinxi, aduanero y guardián del paso de Han Gu, en los confines del Imperio.

Este le dijo a Lao Tsé :” Estás a punto de retirarte. Estoy muy interesado en el taoísmo. Antes de que te vayas quiero que me escribas un libro que contenga tu sabiduría”. Lao Tsé accedió y redactó un volumen de 5000 caracteres, en 2 partes, sobre el Tao y sus atributos. Debemos pues agradecer el libro tanto a Lin Yinxi, el aduanero taoísta, como Lao Tsé, que fue su autor. 

A %d blogueros les gusta esto: