Una taza de Té llena

Un dia un estudioso fue a ver a Nanin, un monje zen, para preguntarle sobre el Zen.te
Nanin le ofrecio una taza de té.
Sirvio el té en la taza y aunque estaba llena continuó sirviendo…
-Maestro es suficiente!! ya está llena!

– Eres igual a esta taza, lleno de tus propios pensamientos e ideas. Si no vacias tu interior primero, como puedo enseñarte Zen?

“Con la mente llena de prejuicios no podrás escuchar la verdad que dicen los otros. La mayoría de las personas cuando conversan, se apuran a dar su opinion y el resultado es que no escuchan mas que el sonido de sus propias palabras!”

 

 

A %d blogueros les gusta esto: